Esto es lo que la creencia en una religión hace a tu cerebro

Esto es lo que la creencia en una religión hace a tu cerebro

El conflicto percibido entre la religión y la ciencia se ha desarrollado a través de la historia, desde conferencias en antiguos panteones griegos hasta discusiones en foros de Internet. Según un nuevo estudio, el origen de este choque en realidad comienza como un conflicto entre dos redes en el cerebro.

Los investigadores llegaron a esta conclusión a través de ocho cuestionarios por separado y experimentos de pensamiento. Cada uno contenía entre 159 y 527 adultos y comparaba los resultados de aquellos que tenían creencias en un dios o espíritu universal y aquellos que no tenían creencias religiosas. Las investigaciones de Case Western Reserve University y Babson College recientemente publicaron sus hallazgos en PLOS One.

Su investigación descubrió que aquellos con creencias religiosas o espirituales parecían suprimir la red cerebral utilizada para el pensamiento analítico con el fin de involucrar a la red en el pensamiento empático. Del mismo modo, aquellos que no eran religiosos mostraron que suprimieron su pensamiento empático para el pensamiento analítico.

“Cuando hay una cuestión de fe, desde el punto de vista analítico, puede parecer absurdo”, dijo Tony Jack, quien dirigió la investigación, en un comunicado de prensa. “Pero, por lo que entendemos sobre el cerebro, el salto de la fe a la creencia en lo sobrenatural equivale a hacer a un lado la forma crítica / analítica de pensar para ayudarnos a lograr una mayor percepción social y emocional”.

Según el estudio, estas dos redes tienen dificultades para equilibrarse ya que trabajan continuamente para suprimir a la otra.

Sin embargo, los investigadores dicen que ninguna de estas formas de pensamiento tiene el monopolio de las respuestas a las grandes preguntas del mundo; nuestra propia naturaleza nos ha permitido involucrar y explorar nuestras experiencias usando ambos patrones de pensamiento.

Jack agregó: “La religión no tiene cabida para hablarnos sobre la estructura física del mundo, eso es asunto de la ciencia. La ciencia debe informar nuestro razonamiento ético, pero no puede determinar qué es ético ni decirnos cómo debemos construir significado y propósito en nuestra vive.”

Además, argumentan que la ciencia y la religión no siempre tienen que ser vistas como fuerzas opuestas. Como señala el estudio, muchos de los científicos más importantes del mundo han tenido creencias espirituales, incluido el 90 por ciento de los premios Nobel del siglo XXI.

Los autores concluyeron diciendo que comprender la interacción entre estas dos formas de pensar podría enriquecer a ambos.

“Lejos de estar siempre en conflicto con la ciencia, bajo las circunstancias correctas, la creencia religiosa puede promover positivamente la creatividad científica y el conocimiento”, concluyó Jack.

Fuente: http://www.iflscience.com